Faith

Cuenta la leyenda que en la casa del Rey, habitaba su hija pequeña, que por vivir en un palacio tan grande se sentía demasiado sola, y por esto muchas veces lloraba, desconsolada. 

Al enterarse de esto, un anciano orfebre elaboró una pequeña campana, con materiales tan sencillos, madera y barro, el sonido de la campana era estridente, y esto alegró a la niña.

Y ella paseaba por el palacio tocando su campana, todos se volvían, la sentían alegre, sin razón.  

Un día de eso, la campana se rompió, que triste se puso la hija del rey, lloraba y lloraba. Los asesores del rey dieron una rápida solución:

-Botemos la vieja campana y traigamos hermosas campanas. 

Así el rey convoco a los mejores joyeros, y trajeron las mas hermosas campanas, sus sonidos eras exquisitos, sinfónicos, especiales. Pronto los salones se llenaron de muchísimas campanas, pero la hija del rey no se consolaba, y lloraba y lloraba.

 Pasaron los años y llegaron más campanas, pero la hija del rey lloraba y lloraba. Una mañana muy temprano, alguien tocó la puerta  del palacio, era un hombre muy viejo, pero tan viejo que no se podía calcular los años que el pudiese tener. El pidió hablar con el rey.

 A lo cual le dijeron:

– Tú nada tienes que hacer aquí. 

Pero el se empecino:

– No soy yo en verdad quien busca al rey, es el quien me necesita. Hay un gran amor que el rey necesita consolar, y yo he traído el remedio.

 Los guardias sorprendidos se preguntaban entre si  ¿Qué misterio será esto?  Y le comunicaron al rey. Como coincidencia el rey estaba con su hija, le hicieron traer  ante ellos, al anciano. Pero también les intrigo, lo que decía el anciano. 

 Ya delante del rey, el anciano reveló:

– He sabido que la preferida del rey tiene una gran tristeza. Hace muchos años yo fui, el que construyó aquella campana de madera y de barro. Así hace unos días caminaba por las afueras de la ciudad y en una basura encontré aquella campana hecha por mis manos, entonces con cuidado y amor lo he reparado, me ha costado mucho trabajo, estaba muy dañada. Yo no quiero nada a cambio, solo ofrecer  lo que hace un tiempo, lo di  con amor. Aquí esta la campana. 

La hija del rey no podía contener su alegría, desde aquel momento, la campana se escucha sonar por todo el palacio real. La hija del rey esta ahora feliz. 

Del anciano no se supo nada más. Y el rey mando traer todas las campanas acumuladas y las repartió entre el pueblo. Y ahora el reino entero esta feliz. 

Y cuenta aun más la historia, que aquel anciano orfebre no era como pareciera, cambió era un ángel de amor, de luz, y se despidió de aquel pueblo, diciendo:

“Lo más importante de aquella vieja campana de madera y barro es el amor, nunca jamás lo olvides podrá venir en ocasiones otros amores, pero el amor original será siempre el único y el verdadero”.  

 

Visitanos en:

www.mystichealingart.com

En Armonía y Paz

http://armoniaypaz.blogia.com

Pensamientos Esprituales

http://pensamientos-espirituales.blogspot.com

Poemas de amor solo para tí

http://poemasdeamor-soloparati.blogspot.com

Cuando muere el amor

http://cuando-muere-el-amor.blogspot.com

E-mail:

mystichealingart@yahoo.com

¿ T e gustó? Escríbenos  , haznos llegar tus comentarios.