Ha nacido un niño en un pesebre, un niño no deseado, de padres separados, vidas violentas, drogas, promiscuidad. ¿Qué sabe el niño lo que le esperará? ¿Qué sabe si mañana tomará  leche o alguien le cambiará los pañales, le pondrá un nombre y lo abrazara? Que tal si el niño esta enfermo .Que tal si su mente ha nacido confundido.  

Pero ha nacido un niño en un pobre y miserable lugar, irónicamente le han puesto como nombre Jesús, y le han dicho: “A ver si tu te salvarás, tus hermanos  murieron de hambre y de frío, otros fueron regalados y no se supo mas de sus destinos”. 

Con el tiempo creció y Jesús se hizo hombre, sufrió muchas carencias  y grandes necesidades, apenas pudo terminar sus estudios. Tenía malas compañías, fue encarcelado varias veces. 

Y un día caminando por la calle vio a un niño sucio, desaliñado,  y aquel niño le hizo recordar como en un instante,  toda su vida. Sintió entonces, confusión, dolor, tristeza, amargura, frustración,  y muchas otras cosas más. De pronto volvió otra vez en sí y le preguntó a aquel niño:” ¿Y tu que haces? ¿Cómo te llamas?”.   

 Y aquel niño contestó: “Yo tengo un nombre grande que me hace más grande que todos. Me llamo, Jesús” 

En ese mismo instante se escucharon unas campanadas, era tiempo de navidad, aquel hombre sintió que lo más importante en la vida no era el rencor, ni el sufrimiento sino que había en su corazón una llama ardiente. Y le dijo al niño:” Mira, escucha, la iglesia nos llama “.

Y el niño rápidamente contestó:”Así es, allí es donde me dirijo.Allí vive el verdadero Jesús “. 

Con el tiempo aquel hombre se hizo sacerdote, y se conoce que su corazón  fue grande y que sus obras sobrepasaban sus límites, porque el decía: “Desde niño fue bendecido con un nombre Divino, aunque yo sufrí con el tiempo valoré las carencias y las necesidades, y ahora puedo dar lo mejor de mi. Y ya no estoy triste por el pasado, sino alegre por el presente y  por el futuro, porque Dios me ha regalado una navidad permanente, siento amor  y mi corazón comprende al más necesitado, y este es un regalo que Dios me dio aún seguro antes de nacer. Ahora sirvo a Dios, y en el más necesitado veo siempre el amor de Jesús”.       

 

Pintura y Escrito:

Oscar Basurto Carbonell

www.mystichealingart.com

http://mystichealingart.blogspot.com

Pensamientos para reflexionar

http://pensamientos-espirituales.blogspot.com

El espíritu del artista

http://elespiritudelartista.wordpress.com

Arte para reenergizar

http://galeria-mystichealingart.blogspot.com

E-mail:

mystichealingart@yahoo.com

¡FELIZ  NAVIDAD : PAZ Y AMOR EN SUS HOGARES!