A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre y Dios, en muchas ocasiones, parecen haberse abandonado mutuamente; lo cierto es que así como el hombre existe, Dios también existe, y la vida es una suerte de procesos para conocerle, para conocernos, para encontrarnos, descubrirnos y unirnos, pero hay reglas, hay normas, fundamentos y leyes.

Para conocer a Dios es necesario abrirnos a El, dejar que El sea nuestro guía, el capitán del barco de nuestra vida, la antorcha de luz que ilumina la oscuridad, y que sea la sabiduría para vivir. Pero Dios es mucho más que esto, Dios no se encuentra encerrado en una imagen, ni en una fuerza de la naturaleza, Dios se conocerá a través de una experiencia puramente espiritual, una experiencia de Amor y el Amor tiene que ser integralmente consecuente.

 Si yo no busco el amor verdadero, el amor de Dios, su paz, su presencia, su dirección, yo no puedo encontrarle. No puedo encontrar a Dios en la violencia, ni en la mentira, ni en el odio, o el rencor, o la indiferencia hacia mis semejantes; voy a encontrar a Dios en la fidelidad al amor, a la misericordia, a la compasión, a la reflexión y aun en el santo sacrificio, en el que damos lo mejor de nosotros mismos.

 La oración, por ejemplo, es imprescindible para conocer a Dios. El conocimiento de Dios es también, de alguna manera, el alejarnos del mal. Dios quiere investirnos desde dentro de nosotros mismos, de sensibilidad, ternura y humildad.

 Dios es fiel y no hay nadie mas fiel que El y su Amor es infinito. Y esto lo conocemos por fe, pero no una fe de palabra muerta, o en una letra escrita, lo conocemos en la fe, en la experiencia activa de la práctica, siempre renovada de la devoción y la compasión.

 La fe es la experiencia de crecer en el amor, viviendo el Amor, no tan solo mirándolo, contemplándolo o estudiándolo de lejos, sino de muy cerca, tan cerca que conozcamos que Dios habita como el Señor de nuestra vida, corazón, acciones, sentimientos y pensamientos.

Dios jamás nos abandonara pero podemos creer que cuando pasan cosas terribles, Dios o nos ha abandonado o nos castiga, pero en verdad Dios esta siempre sustentando la vida del universo entero, llamándonos a la comunicación con El, en la experiencia de la santidad y en el reconocimiento de su gran Amor que todo lo perdona y que nos invita  ser parte en El y con El. 

El punto mas importante de la experiencia espiritual, es el amor del Padre al Hijo y del Hijo al Padre. Jesús es la verdad, la vida, y el camino; aquel que se siente abandonado por Dios es que no conoce a Jesús. Al buscarle, su vida espiritual se abrirá como un libro y lo guiara y acompañara. No hay promesas de grandezas y riquezas del mundo material, pero hay mas grandezas y riquezas en el mundo espiritual que abundaran; y habrá paz y habrá Amor.

 Y con estos fundamentos de vida, la vida se conquista, se supera y todo sufrimiento y toda sensación de abandono queda atrás porque Dios jamás nos abandonara pues su Amor jamás termina.

 ¡ Jesús, Jesús, a ti clamo!  y en ti reclamo toda la verdad y toda lo vida, Tu eres la promesa del Amor, Tu eres mi único destino, Tu eres todo mi Amor.

 ..

Pintura y Escrito:

Oscar Basurto Carbonell

www.mystichealingart.com

Pensamientos Espirituales

http://pensamientos-espirituales.blogspot.com

Armonía y Paz

http://armoniaypaz.blogia.com

Un lugar para orar

http://dios-es-mi-salvacion-y-bendicion.blogspot.com

El Perdón

http://reflexiones-sobre-el-perdon.blogspot.com

El Alma

http://reflexiones-sobre-el-alma-blogspot.com

Espejos de el alma

http://espejos-de-el-alma.blogspot.com

Pueden escribirnos a:

mystichealingart@yahoo.com