En una montaña muy alta, tan alta que tocaba las estrellas, fue a habitar alguien que buscaba la Verdad. Y en una cueva se sumergió en profundas reflexiones , y buscaba la verdad, la verdad y nada más que la Verdad.

Y la Verdad se le acercaba y pasaba delante de él . Y luego se escondía y volvía a pasar , y volvía a esconderse.

Y entonces, él dijo: ” Seguro mi mente está sucia .Seguro mi cuerpo está sucio . Seguro , todo en mi está sucio.”

Y entonces, ayunó y buscó purificarse . Y la Verdad aparecía un instante y luego se ocultaba.

Y entonces, él volvió a decir : ” Estoy sucio, mis acciones son sucias. Mi voluntad es sucia.”

Y entonces, profundizó y encontró que el deseo era lo que le ensuciaba .Y durante años peleó con el deseo hasta que un día mató el deseo. Entonces, ya no había deseos , ya estaba purificado. Y así , vió a la Verdad, pero la Verdad volvió a ocultarse. Y siguió purificándose diez años más, y volvió a ver a la verdad y la verdad se volvió a ocultar.
Y pasaron setenta años sin deseos con ayunos estrictos , con una mente libre de todo y de nada . Y entonces, vió a la Verdad y vió que la Verdad se alejaba. Y entonces le dijo: ” ¡ Detente ! . ¿ Porqué te vas ? “.

Y entonces, la Verdad se acercó y se puso delante de él . Y le dijo :

– Yo en principio vivo aquí y más allá . Yo nunca me fui a ningún otro lugar .El que siempre se fue , fuiste tú. Y es que antes te veía más, y poco a poco te veía menos. Y además te diré algo. Tú eres un hombre y no sé que es lo que pretendes . La verdad es ser lo que eres . Y tú te esfuerzas en ser lo que no eres ,y además te has convertido en lo que no eres. Díme, ¿Qué es una vida sin sueños?, ¿Qué es una vida sin ilusiones ?. Y voy a ser más sincero, ¿ qué es una pareja sin deseos ?. Te has cortado todo y sí tuvieras alas también te la habrías cortado. Tú nunca me buscaste a mi , tú sólo buscaste anularte.

Pero , ¿ qué tendrá que ver esto con la Verdad ?. Pues nada, tu has confundido las acciones nobles y correctas con la anulacion de tu persona. Entonces, tu que pretendes buscar la verdad , has invertido cien años de tu vida y ya no riés , ya no lloras, ya no juegas, ya no sueñas , ya no deseas, entonces eres una estatua. Ese no es el camino , no destruyas tu naturaleza. Hay un equilibrio entre el cielo y la tierra. Y ese equilibrio se llama Amor, Compasión , también se llama deseos e ilusiones. Tú no eres un ente vacío porque no eres un ser vacío , la Verdad está llena de Amor . Entonces tienes que sentir, tienes que desear y entonces tienes que hacer el Bien y fundamentalmente tienes que amar.

Y ahora alejado de todo, en la cima de una montaña que toca las estrellas, durante todo el tiempo te esforzaste , en ver nada, en no sentir nada , y por eso yo me h e acercado a tí ,para advertirte, para ayudarte . Y cuando yo me acercaba , tú te alejabas , y no me digas lo contrario porque yo soy la verdad. Ahora regresa al mundo y vive con intensidad y esa intensidad cuando es honesta entonces eso soy yo y eso se llama Verdad.

Y aquel hombre descendió de las montañas , y pudo comprender todo lo que había perdido y también pudo comprender que a veces el sentido de la filosofía es demasiada filosofía para ser real .Y que la verdad puede que este en lo alto de una montaña , pero es cierto también que la verdad se encuentra en todo lugar , basta tan sólo ser su propio ser.

 

Pintura y Escrito”

Oscar Basurto Carbonell 

www.mystichealingart.com 

http:// mystichealingart.blogspot.com

 Arte mas alla de la forma

http://elespiritudelartista.wordpress.com 

Pensamientos para reflexionar 

http://pensamientos-espirituales.blogspot.com 

Armonia y Paz 

http://armoniaypaz.blogia.com 

E-mail:

mystichealingart@yahoo.com

chang_yinheng@yahoo.com 

 

 

 

240-t-k-333x640

 

Este hombre tenía un gran interés de conocer la Verdad y compró muchos libros y asistió a muchos seminarios y con toda esa información se encerró en una  cueva. Y allí, estudió y estudió.

Y al tiempo salió  y  se paró en medio de la ciudad, y dijo:

–   Adórenme.

Nadie le hizo caso pero él seguía insistiendo, y así pasaron días. Y al mes seguía diciendo:

–  Adórenme, por favor.

A los tres meses continuaba diciendo:

–  Adórenme,  un poquito.

Nadie le hizo caso. Al quinto mes, pasaban por encima de él, lo pisaban, lo empujaban. Entonces, él dijo:

–  Quizás algo no he  comprendido.

Y se alejó otra vez a las montañas  y comenzó otra vez a estudiar los libros. Pero como ya los había estudiado, esta  vez los había estudiado al revés y por si habría alguna incógnita los estudió de cabeza.

Pasaron tres años  y entonces regresó, pero pasando por el pueblo dijo:

–   Estos son unos ignorantes.

Así que se fue al otro pueblo, allí se paró al medio de la plaza y dijo:

–   Yo soy bello,  soy hermoso. Yo sé todo  y nadie sabe más que yo.

Bueno, la gente de ese pueblo fue más radical, así que cuando lo escucharon la gente se burló y comenzaron a apedrearlo y tuvo que huir por su vida. Pero ya no había más pueblos alrededor y cuando ya sabía todo de los libros, pues se alejo, se alejó. Y se alejó y terminó en un lugar muy desconocido, muy apartado y alejado .Entonces debajo de un árbol se sentó, y dijo:

–   Con lo que yo sé, brillo más que el sol.

Y pasaron unas horas  y  ya se hacía de noche, hacía frío y empezaba a oscurecerse. Entonces dijo:

–   En la noche brillaré como las estrellas.

Pues, en esa noche no hubo estrellas  y aún llovió. Entonces, dijo:

 –   Este es un mundo inferior por eso no me reconocen. 

Y se alejó más y más. Pasaron años  y pasó hambre y miseria. Y anduvo como un loco. Y en su camino se encontró con un  hombre, que se hallaba debajo de un  árbol, como no había otro árbol  y había bastante sol, se sentó a su lado. Este señor al verlo, lo saludó .Y éste al sentarse le dijo:

–   Tú, ¿qué haces acá?

Y él le contestó:

–  Lo mismo que tú, recibiendo la sombra.

Pero éste otro pensó para sí:

–   Bueno, quizás éste puede reconocer mi gloria. Y le dijo:

–    Perdón, ¿Qué ve Ud. en mi?

Y el hombre le contestó:

–   Yo veo a un viejo,  cansado y harapiento, y parece que tiene hambre y sed.

Y le dijo:

–   ¿Y   por qué?

Y le respondió:

–    ¿Qué más  puedo yo  ver?

 A lo que éste contestó:

–    Pues, quizás tenga razón. Pero hablemos un poco, yo soy un gran Erudito y conozco muchos secretos. ¿Cómo es que no has podido reconocerme?

Y aquel hombre contestó:

–   Mira  disculpa,  pero no sé ni lo que significa esa palabra. Yo lo que sé es que hace  bastante calor y que este árbol me da sombra. Y no sé nada  más.

Entonces, aquel hombre que se hizo llamar  Erudito, dijo:  

– Ya comprendí, toda mi vida  me la pasé estudiando sin haberme dado cuenta  que el estudio es una cosa y la práctica es otra, yo solo puedo entender que la Verdad no es de nadie. Este hombre con lo poco que sabe, sabe que tiene calor y debajo de éste árbol  tiene la sombra. Yo pensaba que sabía mucho pero ahora me doy cuenta que sé menos que él. Yo no sé nada, sólo soy un tonto aspirante. El Saber, pues éste  me lo ha enseñado; la  diferencia entre el Saber y Entender.

Pintura y Escrito:

Oscar Basurto Carbonell

Visitanos en:

www.mystichealingart.com

En los Blogs:

http://elespiritudelartista.wordpress.com

http://sabiduriadelloco.blog.terra.cl

http://pensamientos.espirituales.blogspot.com

http://cuando-muere-el-amor.blogspot.com

http://poemasdeamor-soloparati.blogspot.com

Videos inspiracionales.

http://es.youtube.com/artforthesoul

E-mail:

mystichealingart@yahoo.com

 

 Más Videos en  español :

http://es.youtube.com/artforthesoul

Videos en Ingles:

http://es.youtube.com/mystichealingart2007